Empate «guerreado»

El Club Sport Cartaginés empató a dos goles ante el Municipal de Pérez Zeledón, en el juego correspondiente a la jornada 17 y complicó sus opciones en el Apertura 2019.

Para los locales hoy la victoria era realmente necesaria para aumentar sus opciones de clasificar a la tan ansiada semifinal, sin embargo toparon con un Pérez Zeledón muy bien parado atrás que aprovechó los descuidos defensivos del Cartaginés.

Desde el inicio, los dirigidos por Hernan Medford buscaron la pelota y trataron de vulnerar la defensa contraria, sin embargo el bloque defensivo rival ocasionó que los brumosos se nublaran ante la falta de espacios que daba la zaga generaleña.

Los que sí mostraban más claridad en el juego fueron los visitantes que, desde que comenzó el encuentro, hicieron uso de su filosofía de destruir jugadas y perder tiempo para, de tanto en tanto, armar una que otra jugada de peligro. La cual, al minuto 25, los adelantó en el marcador.

Dicho golpe nadie lo esperaba en el «Fello» Meza, lo cual aumentó la tensión tanto en la grada como en la cancha. Al punto que Medford lanzó una fuerte reprimenda a los jugadores.

Luego de ello, el Cartaginés buscó por todos los medios de igualar el encuentro hasta que una falta de penal le daba esa posibilidad. Lamentablemente, el tiro de Jameson Scott fue repelido por el arquero y el primer tiempo terminaría 0-1.

Los locales en el segundo tiempo fueron más agresivos pero sin crear opciones claras. Hasta que, en el minuto 55, José Sosa mandara a guardar el balón en las redes tras un remate sacado con el alma.

El empate momentáneo le dio confianza a los brumosos, que siguieron intentando buscar el gol de la ventaja. Mientras tanto, los guerreros del sur, hacían lo posible para mantener el resultado y buscar tomar mal parada a la zaga brumosa.

Al minuto 63, Kenny Cunningham, volvería a dar la ventaja a los pezeteros tras adelantarse a su marca y aprovechar una pifia defensiva en un tiro de esquina. Parecía que los tres puntos se escapaban del reducto blanquiazul.

Pasaban los minutos y el Cartaginés no encontraba la forma de igualar el marcador. Se realizaron cambios, se jugó por las bandas, por el centro, corto, largo y nada vencía la zaga visitante. Hasta que llegó la polémica; Marcel Hernández recuperó un balón, se cuadró para disparar fuera del área y fue derribado, el balón siguió rodando y cayó en los pies de Ronaldo Araya, que venció al guardameta pero el arbitro decidió anular el gol y dar un tiro libre a favor del Cartaginés.

El «Fello» explotó, y no es para menos. El referí debía dar ventaja y validar la anotación, en su lugar, prefirió complicarse la vida y señalar la falta. Los ánimos se caldearon provocando la expulsión del entrenador del conjunto local. Reclamos iban y venían. Patadas también. El partido se descontroló y se sumaron seis más al tiempo añadido.

Cartaginés insistió hasta que al minuto 97, Juguens Montenegro, aprovechó un balón suelto y empató el juego. No se hicieron esperar los reclamos de los visitantes, ya que la jugada se dio cuando el partido ya debía de haber finalizado.

Con este empate, los brumosos quedan a cuatro puntos de la zona de clasificación (y cinco del segundo lugar). Los números todavía dan pero el margen de error es cada vez menor.

Ahora se viene una semana complicada, donde se recibe a Saprissa el miércoles y se visita a Grecia el domingo.