Enrique Marín: Adiós a un bastión del Ballet Azul

Enrique Marín Arce, figura del Ballet Azul de finales de los 60’s

El Ballet Azul, uno de los grandes equipos que ha tenido el Club Sport Cartaginés en su historia, y del cual esta organización debe su nombre, tiene muchos nombre propios. Jugadores que, con su talento, tenacidad y pundonor, aportaron a formar uno de los equipos más vistosos y recordados por la afición. 

Uno de esos nombres propios fue Enrique Marín Arce defensa e ingeniero de profesión. Jugador de gran talla; defensa insustituible en aquel cuadro que deleitaba a propios y extraños a finales de los 60´s. Llegó a jugar 270 partidos en primera división con el conjunto blanquiazul. 

“Se inició en la categoría de la tercera división (lo que es hoy alto rendimiento) en los inicios de 1960” comenta don José Rafael Soto, historiador cartaginés. “Ya en 1963 jugaba en la primera división, fiel a su estilo siempre de defensa derecho. Tuvo la oportunidad  en 1965/1966 de ser el capitán del recordado Ballet Azul, bajo la dirección de don Alfredo (Chato) Piedra” agregó.

“Uno de los mejores defensas que tiene el fútbol nacional, es Enrique Marín del Cartaginés, defensa derecho de altos quilates y de una condición muy especial. Es de los pocos que ponen voluntad y coraje en la cancha” rezaban las crónicas de aquellos años, mismas que fueron recopiladas por Bernardo Jara Benavides en su libro “Club Sport Cartaginés: El Invicto de 1969”.

Se decía que marcando a un contrario era tenaz y se hacía presente en los momentos de apuro en su puesto. Toda una garantía en defensa para el Cartaginés.

Además tuvo la oportunidad de combinar el fútbol con sus estudios en la Universidad de Costa Rica. Una vez finalizados sus estudios superiores, se le presentó la oportunidad de trabajar, así que él comenzó el proceso de su retiro que se dio entre los años 1970 y 1971.

Falleció el pasado 20 de julio a sus 78 años y desde la Peña Ballet Azul enviamos nuestro abrazo solidario a su familia y amigos.