“Escoger un once es complicado por la calidad que hay acá”, Jeaustin Campos

chiqui

Fotografía: Andrés Acuña Mora.

Raquel Fratti

prensa@balletazul.com

En Cartaginés no hay preferencias por jugadores; íconos del club, futbolistas jóvenes y jugadores recién llegados se han alternado entre la titularidad y la suplencia, advertidos por su técnico que deben estar preparados para saltar al campo en cualquier momento.

“Yo siempre le digo a los muchachos en el camerino que no se preocupen por el ‘cuándo’, que se preocupen por el ‘cómo’, el ‘cuándo’ me toca a mí, ellos no tienen la posibilidad de decir cuándo van a jugar y yo sí, pero yo no tengo la potestad para decir cómo van a estar, ellos son los que tienen la última palabra”, explicó el entrenador brumoso, Jeaustin Campos.

Según el estratega, hay una competencia leal entre los jugadores de la planilla. “Todos están trabajando; entrenan más los que no juegan que los que juegan, eso fomenta la competitividad sana. Aquí no nos casamos con nadie ni le ponemos el ojo a nadie, todos somos importantes”, indicó.

Entre los jugadores que han tenido pocos minutos está Rándall Brenes, quien regresó a la titularidad ante Limón, portó la cinta de capitán y anotó.

“Yo he respetado la historia de los muchachos en el Cartaginés, el que tenga mayor experiencia dentro del campo es el que lleva la cinta. En algún momento fue Danny Fonseca, en otro momento fue Carlos Johnson, en otro Paolo Jiménez, en otro Rándall. La cinta de capitán no es una condecoración, es una persona de mucha experiencia en el club y que sabe manejar las situaciones dentro del campo”, aseguró Campos.

El técnico se mostró tranquilo por el buen nivel deportivo de la plantilla. “En algunos equipos no hay a quién poner porque ninguno anda con buen rendimiento, acá es lo contrario, escoger un once es complicado por la calidad. Eso es lo ideal para un entrenador, tener bastantes opciones y que todas las opciones estén pasando por un buen momento”.

Más información: Cartaginés cambió de mentalidad para dejar de lado la mala racha