Monstruosa bofetada

El Club Sport Cartaginés cayó derrotado 0-4 ante Saprissa en el primer partido de la semifinal del Clausura 2020.

Los blanquiazules volvían a disputar estas instancias luego de seis años de ausencia y en frente tenían a un rival más que curtido en esto. Así que la balanza nunca estuvo a favor de los locales.

Conociendo esta situación, Hernán Medford echó mano a un planteamiento ultra defensivo pensando en poder contrarrestar a un Saprissa muy agresivo.

Dicho planteamiento funcionó por sesenta minutos, hasta que cayó el primer gol de los visitantes. Luego de ahí no hubo respuesta del conjunto centenario ni en los pies de su principal figura, ni en las variantes que ingresaron al campo cuando ya no había nada que hacer.

Y es que parece que el Cartaginés solo jugó a una cosa. Empatar a cero. Los brumosos no crearon ni una sola opción de peligro en los noventa minutos, además desde el minuto inicial pasaron replegados debido a la intensa presión del rival.

Para más inri, los goles del Saprissa llegaron precedidos de graves errores de la zona defensiva. Desatenciones en la marca, rebotes a los pies del rival, perdidas en salida fueron parte de esos errores que terminaron en gol.

Ahora, los brumosos deben cambiar el cassette y pensar en hacer un buen partido en el Saprissa el próximo miércoles a las 5:00 p.m. para buscar una remontada de magnitudes épicas.

¿Será difícil? Sí. ¿Imposible? No.