Morir con las botas puestas

El Club Sport Cartaginés ganó 2-3 en su visita al Ricardo Saprissa en el juego correspondiente a la vuelta de las semifinales del Clausura 2020 y, de esta forma, cerró de manera decorosa el campeonato.

Luego de la goleada recibida el pasado domingo, muchos esperaron que el Saprissa saliera con un equipo alternativo. Sin embargo, en una clara muestra de respeto hacia el rival, los locales salieron con lo mejor que tenían.

En el caso del Cartaginés, aunque muchos esperaban que el equipo llegara conservador, mostraron una cara muy diferente al domingo pasado y salieron a buscar la remontada desde el minuto inicial del encuentro.

Rapidamente los blanquiazules se adelantaron en el marcador tras un gol de Marcel Hernández en el minuto 17, tras una jugada iniciada por el cubano en media cancha y donde Mauricio Montero asistió de buena manera para que el cubano anotara de cabeza.

Eran los mejores momentos del Cartaginés, un gol y dos jugadas más de peligro hasta que, al minuto 23, cayó el tanto del empate producto de una desatención defensiva y la complicidad arbitral.

A pesar que la serie se puso cuesta arriba, los brumosos siguieron fieles a su propuesta y no bajaron los brazos. Al minuto 36, luego de un tiro esquina cobrado por José Sosa, donde Daniel Chacón extendió el balón para que Marcel anotara su segundo del día.

En el segundo tiempo, los locales aumentaron la presión en busca de evitar la sorpresa del Cartaginés. Al 68, tomaron mal parada a la defensa brumosa y Cristian Bolaños anotó el empate en el marcador.

Cartaginés siguió insistiendo, pero el desgaste del partido cada vez hizo más mella en el equipo. No obstante, al minuto 89, Marcel anotó su tercer gol tras un tiro de esquina que Saravia sirvió hacia atrás para que el cubano pusiera el pie y lograra que la bola entrara.

Al final, el Cartaginés dio una demostración de que puede luchar contra los grandes y de que, de seguir el proceso, se puede aspirar para cosas más grandes.