Sufrir para ganar

Decía Louis-Antoine Caraccioli, escritor y poeta francés, que no hay nada más admirable y heroico, que sacar valor del seno mismo de las desgracias, y revivir con cada golpe que debiera darnos muerte y esto fue precisamente lo que hizo el Cartaginés ayer tras remontar una desventaja de dos goles para conseguir tres puntos de oro.

El Cartaginés estuvo cuesta arriba desde muy temprano en el partido, cuando un remate de Jefferson Brenes, al minuto 5, fue desviado por un defensor brumoso y terminó en el fondo de las redes.

No muchos minutos después, el Cartaginés tuvo una ocasión de oro para empatar el partido cuando Marcel fue derribado en el área sin embargo el remate de penal de Francesco Celeste fue detenido por el arquero griego.

Los brumosos insistieron de diferentes formas, sin embargo parecía que el balón no quería entrar. A eso se sumaba la gran actuación de Kevin Ruiz, que lograba tener el marco en cero ante el asomo de los delanteros cartagineses.

Para más inri, al minuto 67, Junior Delgado anotaría el 2 a 0 a favor de los locales tras un tiro de cabeza que golpeó en Ryan Bolaños y desvió el balón ante la estirada de Darryl Parker. Parecía que este gol sería la liquidación de un partido donde el Cartaginés era más pero no golpeaba.

Son estos momentos donde o te levantás o te hundís y los dirigidos por Hernán Medford demostraron que lucharán hasta que no puedan más.

Los goles de Jeikel Venegas, Marcel Hernández y Edder Solórzano dieron vuelta, e hicieron justicia, a un partido donde el Cartaginés fue quien propuso y demostró más ambición.

Con este resultado, los brumosos suben al quinto lugar con los mismos puntos que Jicaral manteniendo viva la disputa por clasificar.

Ahora estamos a la espera de la decisión de los encargados del fútbol nacional para ver como se va a definir el trascurso del torneo local debido a la situación del COVID19.